1º- Ocho puntos, pero clásica.

2º- Si le plantas cara al dictador de turno, eres valiente; si además lo haces sin que se dé cuenta, eres astuto; pero si te paga él la rebelión, has dejado tu huella humillándolo. Os presento a Luis García Berlanga, el republicano que siguió luchando en España tras el 39.

3º- Con una narrativa elegante, Berlanga, consigue esconder su mensaje poniéndolo a la vista de todos: un pueblo que ha sufrido y espera la llegada de los estadounidenses que los libre del fascismo, como al resto de Europa. Pero pasa de largo. Es brillante.

4º- El reparto es excepcional, se salta la norma de la época para presentar un pueblo cansado, agotado y sumiso.

5º- Lo que más me ha gustado lo bien que disfraza a la dureza de ingenuidad: coge al pobre, le da una chaqueta y le dice que suba a recoger el premio.

6º- Como en los juegos de rol, la incoherencia, es esa caída de presión en la caldera en la ducha matinales. La elocuencia del alcalde, además de falaz, es pomposa.

Para ver la plantilla de comentarios haz clic aquí
Anuncios