1º- Un 8.

2º- Cinta con la que cierra el aclamado estudio nipón su periplo cinematográfico. A pesar de no ser la Ópera Magna esperada, sigue siendo mejor que el 90% de la cartelera.

3º- Una historia bonita y emotiva contada con mucha ternura. Mientras que la mayoría de las películas se centran en contarnos el trauma y ayudarnos a empatizar con él, ésta lo hace en la causa y en cómo, al afrontarla, se supera.

4º- Anna es una niña con depresión. Sufre desde pequeña estando con los demás. Nadie la soporta. Es irascible. Introvertida. Repudiada incluso cuando busca ser amable. Simplemente está viviendo atrapada, dos generaciones después. Bonita reinterpretación de los fantasmas.

5º- Me ha encantado la reflexión que nos deja el sr. Yonebayashi: hasta qué punto somos dueños de nuestro presente y no esclavos de nuestra sangre.

6º- No puedo perdonarle la parte final. La diferencia entre sugerir, mostrar y atosigar, marca el estatus en el oficio más antiguo del ser humano. Aquí también.

Para ver la plantilla de comentarios haz clic aquí