1º- Obra maestra, 10, para Kaufman.

2º- Tratar el existencialismo huele a rancio, a demasiados siglos atrás, sobre todo para el Homo-Windows que tan por encima de emociones está. Aquí nos muestra al pastor de la sociedad consumista, una vez escalada la montaña del éxito, el ansiado Edén, derrotado y desalentado.

3º- El guión es una absoluta genialidad. Juega con nosotros, nos dice algo y lo desmiente para después volver a reafirmarlo. Situaciones inconexas, arbolitos, que nos empeñamos en mirar fijamente y que nos impiden apreciar el bosque. ¡Chapeu!

4º- Tanto Michael como Lisa son supervivientes de vivir, de vivir la vida. Él, atrapado en una vorágine de la que no puede escapar; ella, deseando entrar en aquélla. Cautivadora evolución de los personajes.

5º- La elegante manera con la que pelotea contigo el director hasta que ves los patrones de su juego. De una finura exquisita.

6º- Los prejuicios que tienes antes y mientras la ves, que te hacen menospreciarla al comienzo.

Para ver la plantilla de comentarios haz clic aquí