1º- Un 10, es una OBRA MAESTRA. Sí, en mayúsculas.

2º- ¿Cómo narrar el individualismo ante el sufrimiento colectivo? ¿Cómo no contar la recurrente y tierna historia de sueños rotos? ¿Cómo referenciar a Dante sin nombrarlo? Mareando a la gente, sí. ¡Serán catetos…!

3º- El guión se llama plano secuencia. En primera persona, cámara al hombro. Lo demás no importa, sólo el cómo interactúa contigo. Las otras almas son meros contextos. Ya estáis muertos, sólo que no lo sabéis. La manera de conseguirlo, es de una factura impecable, propia de un grande.

4º- El reparto está encargado aquí, de acompañar el monólogo de G. Röhrig, de darle contexto a su locura, lo cual hace estupendamente.

5º- La genialidad que es contar una historia para el listo y, otra, para el listillo. Con exactamente, los mismos 107 min. Me descubro ante usted, Nemes.

6º- No pienso terminar sin recordar lo que ocurre al darle margaritas a los cerdos.

Para ver la plantilla de comentarios haz clic aquí