1º- De lo mejor de Pixar, cuando es Pixar: un ocho.

2º- Ver una película que tenga el sello de Disney y no te hable del “persigue tus sueños”, es igual de probable a que venga Jesús a hacerse unos mazos de Dominion conmigo. Sin embargo, este enfoque sí que me ha gustado: no a cualquier precio.

3º- El guión está muy bien: brilla en momentos inesperados y esconde perfectamente los golpes de efecto. Hacer de la utilidad una herramienta narrativa no es tan fácil de conseguir.

4º- Los personajes, en cambio, “meh”, a medias. Todo lo que no es Mamá Imelda, está sometido a ella; y todo lo que no lo es, también. Es una defensa de la fuerza de la sangre, frente al individualismo. Quizá fuera del s.XXI, para el que lee al menos.

5º- La fidelidad con la que relatan, hace que la experiencia sea totalmente inmersiva.

6º- Una pena, pero una verdadera pena, que Unkrich y Molina no se atrevieran a guiñarnos el ojo dejando a Héctor en el olvido y a nuestros corazones muy, muy apretados.

Para ver la plantilla de comentarios haz clic aquí