Siempre, y repito, siempre, que hay un año nuevo, debieran de tenerse nuevos proyectos en mente. Aunque sólo sean para dejarlos de lado a los pocos meses. Pero de verdad, que creo que es la única forma de avanzar, de descubrir, de crecer. Siendo así, Canciones para el vino, ese proyecto que empezara en 2016, en el que volcaría toda mi vida, sigue desarrollándose conmigo.

Comparto así, otra parte mía que siempre me ha acompañado y me ha ayudado: los juegos. Y junto a los videojuegos, los juegos de mesa y los de rol, me han ayudado a convertirme en quien soy actualmente. Así pues, este mes, con cinco juegos de mesa y uno de rol, abriremos un par de secciones nuevas. Espero que os sirva leerlas tanto como a mí el escribirlas.

Creo que no le descubro a nadie nada, si digo que, en tiendas especializadas, uno de los juegos más populares es éste, las tropecientas expansiones que tiene, me avalan. Estoy hablando del Catán.

Siendo un apasionado de la historia, la recomendación del Twilight Struggle vino casi automática. Eso sí, con aviso de dedicación por parte del tendero. El 15 Días, que resume un período histórico que a mí me apasiona, también se acopló a mis expectativas, en este momento, aún nulas.

Seguimos con las recomendaciones, y es que poco pude aportar en los consejos, salvo las temáticas favoritas. El Dominion, fue la recomendación particular cuando comenté mi pasado magiquero.

Para terminar, la lectura del mes fue el Resurgir del Dragón, que es la versión de D&D de Nosolorol.

Un saludo.

 

Anuncios