1º- Una pena los fallitos, porque aspiraba al sobresaliente. Un ocho.

2º- Amor del bueno, del que nace de la amistad. La verdad es que para los que estamos cansados de las princesas Disney y sus amores de verano, esta cinta es una verdadera maravilla. Se siente bella y a la vez real, sin empalagar, sin atosigar, fluyendo.

3º- El guión es especial; es esa canción, que cuando suena, te arranca una sonrisa, pues te transporta a tiempos mejores. Eso mismo consigue cada escena, mostrándose como es, sin artificios ni envoltorios.

4º- Los actores son estupendos. Consiguen, casi sin que parpadeemos, que compartamos una copa de vino en la mesa. Sin embargo, hay alguna cosita suelta: la madre o las chicas, nos dan ese tiempo.

5º- La conversación final entre el padre y el hijo es sublime: desborda fuerza sin perder ni un ápice de elegancia.

6º- Lo que no ha terminado de convencerme ha sido la asociación, casi unilateral, de la intelectualidad y sensibilidad con la homosexualidad.

Para ver la plantilla de comentarios haz clic aquí
Anuncios